EL MINISTERIO DEL TIEMPO VIAJA A EL PROVENCIO

El Ministerio del Tiempo es un cómic. Al menos así lo vi yo desde el primer momento. Y no un cómic cualquiera, sino uno de los buenos.  En Estados Unidos, el guión lo habría escrito Brian Michael Bendis, Alan Moore o Chris Claremont, que ya mandó a su Patrulla X a los Días del Futuro Pasado, a los del Futuro Presente, a la Era del Apocalipsis, que no era otra cosa que un presente diferente cambiado por un viaje al pasado o a un futuro oscuro y deprimente, consecuencia de los errores de nuestro presente. 

Los dibujantes podrían haber sido una muestra de los mejores profesionales de todos los tiempos. Imaginaos a Alonso de Entrerríos  plasmado con la pluma de Hal Foster, Amelia Folk vista por John Romita o por Gene Colan. O no, Gene Colan podría haberle dado vida a Pacino. A Julián lo veo dibujado por Neal Adams y a Velázquez y Don Ambrosio Spinola, por John Buscema. Alex Maleev habría dibujado los oscuros pasillos llenos de puertas a un lado y a otro. Richard Corben y Berni Whrigtson se habrían encargado de las historias acaecidas en la Edad Media y Jack Kirby habría dibujado a la perfección los nazis, los romanos y los hombres prehistóricos. 

El Ministerio del Tiempo tuvo que concebirse en un principio como un cómic. ¿Cómo no iba a ser así? Los diálogos geniales no son otra cosa que bocadillos entrelazados entre varias viñetas. Se ve desde el primer episodio, cuando Julián ve el retrato robot de unos supuestos viajeros en el tiempo que él mismo ha descrito al dibujante y dice: “¡Son ellos! ¡Son exactamente ellos!” y al volverse hacia el artista concluye “¡Es muy bueno!” a lo que Salvador responde con la inolvidable sentencia, “¡No va a ser bueno el jodido, es Velázquez!”.  Y así durante sus tres temporadas, con sus treinta y cuatro episodios, todo tiene un cierto aire de cómic, los personajes, las situaciones, las tramas. Incluso los nombres de las sociedades secretas como "El Ángel Exterminador" y "Los Hijos de Padilla" tienen nombres de villanos de cómic. 

Por eso no es de extrañar que el año pasado viera la luz la primera novela gráfica dedicada al Ministerio del Tiempo. Y tampoco era de extrañar que Aleta Ediciones apostase por la calidad, tanto en la historia como en el dibujo. Y así, de manera totalmente natural, los fans del Ministerio del Tiempo pudimos disfrutar de una nueva aventura, con todos los ingredientes de la serie sin echar de menos a la serie. Y todo gracias a una historia y un guión de Joseba Basalo, El Torres y Desiree Bressend y los excelentes dibujos de Jaime Martínez. 


Al leer “Tiempo al Tiempo” (título del primer álbum), el lector vuelve a disfrutar de los personajes y de la trama como si estuviera viendo un capítulo nuevo de la serie. O uno antiguo, porque sale Julián y no lo hace Pacino. Seguro que es un capítulo que nos perdimos de la primera temporada, porque este cómic encaja perfectamente entre dos entregas de la serie. 

Con motivo de la publicación de la segunda novela gráfica titulada "Mi Tiempo se Agota", la Feria del Cómic de El Provencio se enorgullece en presentaros a los autores de esta nueva entrega de las aventuras de estos funcionarios aventureros. 

Joseba Basalo y Pablo Lara nos hablarán sobre el guión de esta nueva aventura mientras Jaime Martínez expondrá algunos de sus mejores trabajos. 

Como he dicho, el Ministerio del Tiempo es un cómic. ¿Qué no me creéis? Venid a verlo a la VIII Feria Internacional del Cómic de El Provencio y comprobadlo vosotros mismos.

y esto, solo acaba de comenzar, EL MINISTERIO DEL TIEMPO y su paso por El Provencio nos deparará ENORMES SORPRESAS!!

A continuación os mostramos algunas obras del magnífico Jaime Martínez.



ARTÍCULO DE JERO ROSILLO  

Comentarios